Hola, soy una madre de dos niños: uno de diez años, que tiene autismo, y otro de seis años. Estoy preocupada porque mis hijos a veces tienen juegos de carácter sexual, como caricias, roces en zonas más íntimas del cuerpo, como el culo o los genitales. Mis hijos se lo toman como algo inocente y como una forma de comunicarse entre ellos, debido a las dificultades de mi hijo mayor. Sin embargo, me preocupa que esa forma de actuar y de comunicarse se generalice con otras personas y pueda causar algún tipo de problema futuro. También quería saber si yo me puedo bañar con ellos. Mi hijo pequeño me preocupa porque en la piscina le pide a sus compañeros que le ayuden a lavarse la espalda en las duchas. ¿Cómo puedo hacer que mis hijos diferencien la manera de comportarse entre ellos en casa y la forma de actuar con otras personas en público? ¿Es bueno que entre ellos realicen ese tipo de juegos? Por último, mi hijo mayor en ocasiones se acaricia el pene en mi presencia. Yo en estas situaciones le digo que lo haga en el baño o en su habitación. ¿Es correcto esto que hago?

En primer lugar decirte que no es malo que ellos mismos o entre ellos se exploren y jueguen con sus cuerpos, pero es importante que sepan que su cuerpo forma parte de su intimidad y que debe ser respetado por las demás personas. Deben saber que hay partes de su cuerpo, como los genitales, que no tienen por qué tocarlas otras personas, sino que son responsabilidad de uno mismo (tanto para la higiene como para la autoestimulación). 
En relación con lo anterior, es bueno educar a tus hijos en la sexualidad como algo íntimo y transmitirles la importancia de que es algo propio y que tienen que experimentar ellos mismos, siendo positivo para ellos. Por ello, tu hijo pequeño tiene que aprender a ducharse solo, sin necesidad de que otro le ayude, incluso deben bañarse ya ellos solos en casa porque tienen que empezar a responsabilizarse de su propia higiene, a demás de que les servirá para tomar mayor consciencia de su cuerpo. No existe ningún problema en relación a que te bañes con tus hijos, solo recomendamos que pongas límites en cuanto a la intimidad  de tu propio cuerpo.
Por último, en lo referido a los tocamientos del pene que realiza tu hijo mayor, es importante que, antes de que le digas que es mejor que se vaya a la habitación o al baño para realizar esa autoestimulación,  le insistas en que es una actividad positiva pero que debe realizar en la intimidad, como algo privado, y con una higiene adecuada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar algo recuerda siempre mantener el respeto por las demás personas, sus ideas, actitudes y formas de entender la sexualidad.
Si respetas, serás respetado.