Hola, soy un hombre de 35 años. Hace tiempo mi novia y yo tuvimos una experiencia de intercambio de parejas. Estábamos pasando el fin de semana fuera con otra pareja y, de repente, surgieron una serie de juegos eróticos que terminaron en relaciones sexuales entre nosotros. La práctica sexual realizada fue que mi novia realizó una felación al otro chico y la otra mujer a mí. En principio la práctica y la situación eran muy excitantes, pero yo terminé en dos minutos y el resto de tiempo vi cómo mi novia le practicaba la felación al otro hombre. Esto me pareció humillante y me hizo sentir avergonzado por lo que, a partir de ese momento, siempre que veo a mi novia, la beso o tenemos relaciones sexuales me viene este recuerdo a la cabeza y pienso en este momento. De hecho, cuando esto ocurre suelo tener dificultades para mantener la erección o incluso de no llegar a eyacular. No se que hacer para cambiar esta situación

En primer lugar decirte que, tal y como has dicho, era una situación muy excitante y con muchos estímulos eróticos por lo que es totalmente normal que eyacularas antes de lo que tú esperabas. Lamentablemente, la sociedad ha impuesto una serie de criterios erróneos acerca del tiempo que los hombres deben aguantar antes de eyacular, pero es solo eso una idea errónea creada por el desconocimiento de la respuesta sexual, en la naturaleza del hombre esta eyacular rápido, algunos a través de "entrenamiento" pueden durar más en eyacular, los estudios dicen que la media de duración desde que empieza el estímulo, hasta que aparece la eyaculación es de 5,2 minutos. Por ello, respecto a esto, no debes preocuparte ya que disfrutaste de la experiencia sexual y eso en definitiva es lo más importante; a demás el recordarla puede servirte como un estímulo erótico para potenciar el placer o la excitación en tus relaciones sexuales. 
Consideramos que debes cambiar la perspectiva de esta experiencia como algo positivo y no humillante, ya que todos compartísteis esta experiencia y participásteis del juego pues tu novia también observó cómo otra mujer te practicaba una felación. Recuerda que eres tú quien controla tus pensamientos y no ellos a ti;  por lo que durante la relación sexual debes concentrarte en los estímulos eróticos, abandonarte y disfrutar de las sensaciones, dejándote llevar por ellas y por el placer que las prácticas te proporcionan es una forma de alejar esos pensamientos negativos.

2 comentarios:

  1. Eso es lo que pasa cuando juegas con fuego, que un día te acabas quemando. Y la cicatriz que deja esa quemadura ya no te la borra nadie...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por aportar tu punto de vista. Lametablemente no podemos estar de acuerdo con tu opinión pues nos parece muy culpabilizadora. La situación que comenta no debería ser traumática, ni mucho menos el intercambio y el juego con otras personas dentro del consentimiento mutuo.El problema en este caso está más relacionado con la autoestima sexual y la tendencia masculina/machista de comparación, objetivos, deberes y obligaciones. Una correcta educación sexual sería una base necesaria para evitar estos malos entendidos.

      Eliminar

Si quieres comentar algo recuerda siempre mantener el respeto por las demás personas, sus ideas, actitudes y formas de entender la sexualidad.
Si respetas, serás respetado.