Hola, soy una mujer de 30 años. Llevo dos años con mi pareja y anteriormente defendía el amor libre y es la primera vez que doy una oportunidad a las relaciones de pareja estable. Sé que mi pareja está hablando con otras mujeres por las redes sociales y sólo encuentro dos soluciones: cortar la relación o seguir haciendo la vista gorda. Es un tema que me afecta y mi pregunta es si la fidelidad es un mito y cómo puedo dejar que esto no me afecte.


El término de infidelidad como tal,  es un constructo social, creado desde las ideas del matrimonio donde se promueve y defiende la exclusividad, monogamia, etc. Existen diferentes maneras de ser y estar en pareja, y vosotros debéis construir la vuestra, donde ambas partes se encuentren satisfechas, teniendo en cuenta lo que queréis compartir y lo que pertenece al área individual de cada uno. La fidelidad o infidelidad tiene los límites que vosotros planteéis, puede que para ti el hecho de que se relacione con otras personas vía interet sea un acto de infidelidad y por ello te instamos a que lo hables con él y establezcáis una serie de límites en los que tanto tú como él os sintáis cómodos y estéis de acuerdo con el fin de potenciar el bienestar personal  y la estabilidad de la pareja.
En lo referente a cómo dejar que te afecte, no existe una fórmula mágica para que esto deje de preocuparte ya que consideras que es algo importante para ti.  Lo mejor es que le plantees el problema a tu pareja y lo solucionéis conjuntamente. Esperamos que esto te ayude a relativizarlo y a encontrar una solución.


Hola, soy una mujer de 45 años. Llevo casada veinte años y ahora mi marido y yo tenemos más independencia porque nuestros hijos son mayores y estamos redescubriéndonos como pareja. Estoy preocupada porque tengo fantasías sexuales con otros hombres y, aunque quiero mucho a mi marido y sé que sólo quiero tener relaciones con él, no puedo evitar pensar y fantasear con otros hombres.


La fantasía es un recurso personal, independiente, íntimo y privado del que puedes disfrutar con total libertad. La imaginación es uno de los aspectos fundamentales en la activación del deseo sexual, para potenciar nuestra excitación, para descubrir nuevos estímulos eróticos; a través de la fantasía también podemos experimentar con cosas que en la realidad no nos atreveríamos o no se encuentren a nuestro alcance, y de esta manera podemos reproducir sensaciones utilizando solo nuestra fantasía y con plena seguridad.
Otra cosa que te preocupa es sentirte atraída sexualmente por otros hombres, esto es completamente normal, ya que como persona tienes distintos canales de receptividad hacia estímulos que se presentan a lo largo del día, por lo que es casi imposible no mirar, oler, tocar, etc. No debes sentirte culpable por sentir y fantasear con ello, quizá te ayude el pensar que dentro de tu fantasía eres libre de pensar, hacer y deshacer a tu antojo, ya que hasta el momento nadie puede saber lo que estas imaginando, por lo tanto siente te libre al hacerlo e intenta disfrutar de ello, puedes utilizar este recurso para potenciar tus encuentros sexuales con tu pareja y aumentar tu placer. El hecho de que fantasees con otras personas no es una infidelidad a tu pareja, ni nada parecido, es simplemente una habilidad que tenemos todas las personas y bien utilizada un excelente potenciador de nuestra respuesta sexual.



Hola, soy un hombre de 32 años. Me gustaría saber si es malo masturbarse mucho, alrededor de tres o cuatro veces al día.


La masturbación es una conducta natural, uno de los derechos sexuales, avalado por la Organización Mundial de la Salud nombrándola como  una práctica saludable; es un analgésico natural. Los beneficios de la masturbación son numerosos: nos ayuda a conocernos a nosotros mismos, a conocer nuestro cuerpo (y sus sensaciones), mejora nuestra autoestima y también mejora nuestra capacidad sexual. La masturbación es algo muy personal, por lo que no hay un número adecuado al día, a la semana o al mes para practicarla. No debes preocuparte por la frecuencia de esta conducta ya que en ningún momento puede repercutir de forma negativa en tu salud, siempre y cuando la masturbación vaya acompañada de una higiene mental y física (cuidado del aseo personal, lavarse las manos, etc.). Con higiene mental nos referimos a que la masturbación no vaya acompañada de pensamientos de culpa o pensamientos ansiosos que puedan llegar a convertir esta conducta en compulsiva; el único caso en el que podría no ser beneficiosa es si interfiriese con tu vida cotidiana,es decir, si dejases de llevar a cabo otras actividades imprescindibles o necesarias en tu día a día por masturbarte o si practicarla te genera malestar; en tal caso podrías acudir a terapia si lo consideras oportuno. Lo importante de la masturbación es que disfrutes del placer que te proporciona.
  

Hola, soy una chica de 33 años. Estuve con mi primer novio durante nueve años y tuve problemas de deseo sexual; evitaba el contacto con él, incluso cuando a él sí le apetecía. Nunca hablábamos del tema y tuve una relación paralela que le terminé confesando, motivo de nuestra ruptura. Después tuve una relación de tres años. Mis relaciones sexuales con él eran muy satisfactorias, con mucho juego y experimentación que no había tenido con mi anterior pareja. Esta relación finalizó hace seis meses porque no éramos tan compatibles en personalidad, actividades, etc. Además, me reencontré con mi primera pareja. Después del reencuentro, volví con mi primer novio. Al principio había deseo y me parecía atractivo. A los dos meses de estar con él volví a no sentir ese deseo y a evitar el contacto; no mantenemos relaciones sexuales desde hace dos meses y tampoco hablamos sobre ello. Mi pregunta es si existe algún modo de recuperar el deseo sexual o si debo aceptar que mi relación con él es esto.

No es fácil darte una respuesta tan clara como esperas. Hay varias cosas que me gustaría saber y que tal vez contestándoles tú te ayuden a ti a aclararte también.  En ningún momento me hablas  de tu sexualidad individual, es decir, si la practicas, la cuidas y si nutres tu autoerotismo.  La mayoría de las personas piensan que el deseo sexual debe aparecer como una necesidad biológica, parecido a cuando tenemos hambre o sueño, dejamos a nuestro cuerpo que nos de la señal para nosotros satisfacer esa necesidad; el problema es que el deseo sexual no es una necesidad biológica como tal y hay que hacer cosas para mantenerlo y potenciarlo, una de ellas puede ser erotizando los encuentros con nuestra pareja, pero para ello necesitamos saber qué cosas son las que te excitan, te provocan, etc. y de ahí la importancia de hacerte cargo de tu sexualidad individual. En las parejas de larga duración, el deseo va ir cambiando, porque el estímulo se va agotando, es decir, si tú  solo te excitas con una o dos cosas y siempre son las mismas, pues eso a la larga se agota, te aburre y no te provoca, así que nuevamente tenemos que echar mano de potenciar nuestra sexualidad y erotismo; una manera de potenciar el erotismo es a través de la fantasía erótica, y para tener una buena fantasía debes cultivarla, y puedes hacerlo, desde leer relatos o novelas eróticas, imaginar cosas, etc. No hace falta llevar a cabo tus fantasías, simplemente con pensar en ellas es suficiente para provocar el deseo. Otra cosa importante que veo que falta, es vuestra comunicación en pareja, en la sexualidad es crucial, tenemos que comunicar lo que nos gusta, como nos gusta, lo que nos gustaría, etc. todo eso va manteniendo el deseo en una pareja, es decir, necesitamos expresarnos sexualmente con nuestra pareja, y no solo es una cuestión de técnicas sexuales, sino de emociones también, de lo que te hace sentir tu pareja.
Otra cosa que te ayudaría es pensar en tu anterior pareja, es decir, qué cosas son las que te excitaban y porque, eso te da pistas de cuáles son tus estímulos eróticos y tal vez puedas potenciarlos en tu pareja actual, y si no es así, te invito a que erotices a tu pareja, que hagas el ejercicio de observarla y sacar las cosas que te atraen de él y lo que te hace sentir.
Como verás no es un tema fácil de responder. Para mí el paso más importante es que empieces por ti, es decir, por potenciar y cuidar tu sexualidad individual, si crees que este paso no puedes hacerlo sola o no sabes cómo hacerlo, te recomiendo que acudas a una terapia sexual donde te podrán orientar.
Te informo que tenemos también un teléfono donde puedes consultarnos es el 91 522 23 33 y el horario de atención son los lunes y jueves de 10 a 14hrs.
Esperamos poder ayudarte.
Un Saludo.

Fundación Sexpol.