Soy una chica de 24 años, tengo dos años casada y un bebé, me preocupa generar desinterés sexual en mi marido, que se aburra conmigo, que le resulte monótono. Por eso estoy pensando en hacer un intercambio de pareja, o un trío; él no ha desechado la idea del todo, ni yo, pero antes de concretarlo quisiera saber si realmente estoy preparada o solo estoy desesperada ¿Podría perderle?, ¿Es una buena idea?


El intercambio de pareja es una práctica viable para cualquiera, pero es verdad que primero hay que poner unas condiciones entre vosotros como pareja para que puedan disfrutar de la experiencia más libremente, es decir, si cada uno sabe dónde está el límite, confiaras en que tu pareja  los siga. También es prudente acercarse a sitios especializados para ello,  esto también nos ayuda a normalizar la situación y vivir lo de manera más placentera. Ni que decir, que ante cualquier intercambio de pareja es necesario el uso de preservativo para evitar transmisiones de enfermedades sexuales. Dicho esto, si que nos gustaría que reflexionaras en cómo estás viviendo tu sexualidad en pareja,  al leerte sentimos que estas ansiosa y “desesperada” por atraer sexualmente a tu pareja o porque no se aburra contigo, y ahí es donde fallas, no es toda tu responsabilidad mantener el deseo sexual en pareja, es de los dos, tampoco es responsabilidad tuya “mantenerlo contento” en la cama, la sexualidad en pareja debe ser un encuentro de intimidad para compartir y expresar emociones placenteras, y de eso es de lo que se alimentan las parejas y la sexualidad, si solo estamos pendientes de cubrir las necesidades sexuales de nuestra pareja, puedes caer en la horrible sensación de sentirte como un objeto y eso no es saludable para la pareja. A demás que tampoco hablas de lo que sientes tu sexualmente, estas muy pendiente de tu pareja y eso no es ser responsable con tu sexualidad.
 Otra cosa que nos llama la atención, es que hablas del temor de aburrirle sexualmente, si no he entendido mal, solo lleváis dos años  casados no? Es poco tiempo para pensar en que se está aburriendo, o que tú te aburras, es verdad que si ahora son padres, es diferente el tiempo que disponen para tener intimidad y que puede ser que cuando la tienen estén haciendo las mismas cosas y eso les lleva al aburrimiento;  la rutina no tiene porque ser igual a aburrimiento, la rutina nos sirve para darnos seguridad, es decir, sabemos que cosas son las que funcionan y la que nos gustan y solo hace falta darle una vuelta de tuerca para avivar el deseo, es decir, antes de acudir a la práctica de intercambio de parejas, creo que todavía podéis intentar más cosas juntos, jugar, incluir juguetearía erótica, ver o leer relatos eróticos, etc.
Esperamos que nuestras palabras te ayuden a reflexionar sobre como estas viviendo tu sexualidad y si te ayuda a ser más creativa sexualmente, pero recuerda siempre compartiendo la responsabilidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar algo recuerda siempre mantener el respeto por las demás personas, sus ideas, actitudes y formas de entender la sexualidad.
Si respetas, serás respetado.